A 35 años de Malvinas, y el “rearme” de las FFAA

Martes, 11. Abril 2017

Se cumplen 35 años de la guerra de Malvinas y nada ha mejorado de los papelones del pasado año, cuando el presidente Macri mintió al afirmar que había planteado el tema de la soberanía de las islas y fue desmentido por las autoridades del Reino Unido.

Meses después, con motivo de los doscientos años de la declaración de la Independencia, no logró ni decir la palabra de la angustia que sentía. La consecuencia no es otra que el avance a pasos agigantados de la presencia militar británica en las islas y las investigaciones sobre los yacimientos petrolíferos y de gas, mas allá de la importancia geopolítica de las islas.
Todos los beneficios están del lado de los usurpadores ingleses, y el gobierno sin sentarse en una reunión bilateral siquiera ya les permite vuelos directos desde Argentina, así como sobrevolar suelo argentino a la aviación militar británica hacia aeropuertos chilenos. Sin embargo plantea que debemos encaminarnos a un acuerdo que sea “beneficioso para ambos países” sin mencionar qué mayores beneficios les podríamos ofrecer a los invasores.

Armas para la paz

En el marco de un brutal ajuste en todas la áreas de todos los ministerios -incluido el de Defensa-, salta a la luz por una denuncia periodística una compra de armamento a los EE.UU. por la friolera de 2 mil millones de dólares. Esto incluye armamento de distinto tipo, tal como cientos de helicópteros de combate, tanques, anfibios para desembarque, lanzamisiles y aviación de entrenamiento. Esto puso en alerta las antenas de varios. Por un lado el gasto excesivo en el marco del ajustazo y las paritarias calientes. Y por el otro disparó la pregunta: ¿cuál es la hipótesis de conflicto? Si bien es verdad que no vamos a recuperar la soberanía de las islas con declaraciones altisonantes, y mucho menos con besos a los kelpers, no es menos cierto que desde el ’82 a esta parte el proceso de dependencia de las clases propietarias argentinas se fue profundizando y con él, la renuncia a cualquier tipo de disputa soberana. Hasta llegar a un presente lastimoso.

No aclares que oscurece

Más allá de que el origen de la denuncia viniera de Martín Lousteau, ex embajador argentino en los EE.UU., quien juega a una interna feroz dentro de la alianza gobernante de cara a las próximas elecciones en la Ciudad, la aclaración del gobierno sobre la carta de intenciones de la compra de armamento, es que fue tan solo una solicitud de incluir a la Argentina en la lista de países que solicitan donaciones de armamento obsoleto o en desuso. En verdad los yanquis tienen un problema con los costos del desguace de armamento, y para ello idearon un programa de donaciones tuteladas donde lo barato sale caro: se deshacen de la chatarra y el costo de mantenimiento de los cacharros viejos pasa a manos de los países “beneficiarios” sumado a los instructores, repuestos e insumos, y el compromiso de participar en misiones menores para reemplazar a los marines norteamericanos.
En lo único que reconoce el gobierno que están avanzadas las negociaciones es en un avión de entrenamiento, similar al pampa III y el IA 74 únicos que fabrica en el país Fadea, con lo que en lugar de fortalecer la producción en el país se pone nuevamente el acento en la dependencia.
Destino triste y vergonzoso el de estas Fuerzas Armadas que a pocos años de ser amos y patrones de los destinos del país, no han logrado más que masacrar a las fuerzas patrióticas y revolucionarias al servicio de esta entrega que también los incluye. Quedándoles hoy el lastimoso papel de rueda de auxilio del ejército imperial en sus aventuras militares.
El justo reclamo por las islas Malvinas, está y estará en manos de las fuerzas populares patrióticas y antimperialistas, y no en manos de estos vergonzosos gobiernos de las clases dominantes, claudicantes y entregadoras. De la misma forma que unas Fuerzas Armadas para la defensa de la soberanía y para la liberación, que sean continuidad de los ejércitos patrióticos de Belgrano y San Martín, no pueden surgir sino de la destrucción del actual aparato represivo al servicio de la opresión del pueblo por una minoría.

Carlos Quiroga

Publicado en: 
Martes, Abril 11, 2017 - 19:45

Notas relacionadas

  • El Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, el 23 de mayo en la Ciudad de Buenos Aires, convocó a una movilización en repudio a la Corte del fallo del 2x1 y a la represión de los gobiernos nacional y... Ver más

  • Se estimó en más de 50.000 el número de mujeres de todo el país que llegaron a Mar del Plata para participar del trigésimo Encuentro Nacional de Mujeres.

    Este año se cumplieron 30 años del... Ver más

  • Neuquén

    En el marco del juicio a Sobisch por mantener una zona liberada en el año 2006 (del cual salió impune) se conoció, a través de encontrar un infiltrado que vigilaba periodistas, que la policía... Ver más