A 170 años de su publicación | El camino de Marx al Manifiesto Comunista

Miércoles, 14. Marzo 2018

En el mismo año que Marie Shelley escribía su Frankenstein y Keats redactaba su fundamental Endymion, en pleno corazón del valle del Mosela, en la ciudad de Tréveris y hace 200 años, entraba al mundo Karl Marx. En 1835 inició sus estudios de derecho en la Universidad de Bonn y en 1836 se comprometió con su amiga de la infancia Jenny von Westphalen, la que sería su futura esposa. Así como su padre, Heinrich Marx, despertó su interés por los ilustrados franceses y alemanes y la disciplina del razonamiento jurídico, su suegro lo introdujo en la lectura de Cervantes, Alighieri, Shakespeare y Homero, que mantuvo durante toda su vida leyéndolos en su lenguaje original. En 1841 le dedicaría a su suegro su tesis doctoral, La diferencia de la filosofía de la naturaleza entre Demócrito y Epicuro. En Bonn asistió a las clases de filosofía y literatura de Schlegel. En 1836 se instala en Berlín, allí se centra en el estudio de la jurisprudencia y la filosofía. Asiste a las clases de Friedrich von Savigny y Eduard Gans entre otros. Sus estudios se centran en la relación entre el derecho y la filosofía. Busca inspiración en los desarrollos sobre filosofía del derecho en Kant y Fichte pero prontamente los abandona por parecerle demasiados abstractos. Finalmente, tras varios rodeos, asume la filosofía de Hegel. Reconoce que el gran mérito de Hegel fue concebir y representar el mundo, por vez primera, “como la totalidad de los aspectos naturales y espirituales como un proceso orgánico de transformación y de desarrollo constantes”. Nunca dejó de reconocer la deuda metodológica con la dialéctica hegeliana incluso ya habiendo abandonado los temas y las investigaciones de juventud. En esos años se unió al Club de los Doctores de Berlín, lugar de encuentro y debate de los hegelianos de izquierda entre quienes estaban los hermanos Bauer, Köppen, Rutenberg y otros. Marx era el miembro más joven y el único que no era doctor. En esa época deseaba entrar a la docencia universitaria de la mano de su amigo Bruno Bauer. Durante 1839 y 1840 se centra en el estudio metódico y la realización de artículos y ensayos sobre Aristóteles, Hume, Kant y Leibniz. En abril de 1841 obtiene el título de doctor en la Universidad de Jena. Concentrado de lleno en la tarea de acceder a la docencia en la universidad de Bonn, por esos días su amigo y albacea Bauer es apartado de la universidad por causas políticas. Esto lo llena de dudas sobre su posible futuro universitario y opta por trasladarse a Colonia. Allí comienza su tarea como periodista en la Gaceta Renana, donde verán la luz artículos de su pluma donde ya se despunta un incipiente crítica a los postulados de la filosofía del derecho hegeliana: El estado es presentado como una propiedad privada de los propietarios y la propiedad privada como un posible robo. La gaceta Renana, fundada en enero de 1842, era el órgano dedicado a la defensa de los intereses de la clase media renana y en sus páginas se discutían y confrontaban temas de carácter socio-económico, político y filosófico-social. Esta fue cerrada por el rey en 1843 bajo acusaciones de fourierista, socialista y comunista. Marx decide emigrar a Zurich y recomienza su trabajo de periodista y ensayista fundando los Anales Franco-Alemanes. Luego de casarse con Jenny y un breve viaje de novios, se instalan en Kreuznach. Allí Marx no solo se dedicará a la nueva revista radical sino que comenzara a retomar lecturas y a realizar extractos de lecturas sobre economía: Smith, Ricardo, Stuart Mill, estudia la revolución francesa, lee Montesquieu, Maquiavelo, Rousseau, Hamilton. En el año 1844 ven la luz dos ensayos suyos: “La cuestión judía” y “Introducción a la crítica de la filosofía del derecho de Hegel”. Ya la ruptura con la filosofía hegeliana es casi un hecho. Al mismo tiempo se inicia la persecución política, las dificultades económicas y el distanciamiento con sus compañeros de los Anales, especialmente Ruge. En París entra en contacto con la Liga de los Justos, y discute con Weitling. Conoce e intercambia puntos de vista con Proudhon y Bakunin. Conoce personalmente a Engels. Su coincidencia de puntos de vista los lleva a planificar un panfleto que será “La Sagrada Familia” donde ambos atacan a Bauer y sus seguidores. En ese año, 1844, Marx realiza una serie de manuscritos, que serán muy conocidos después de su muerte: Los manuscritos económico-filosóficos, donde retoma la noción de alienación hegeliana y la transforma en algo nuevo, ya que plantea que la raíz de toda alienación humana es la alienación del trabajador. Y el único movimiento capaz de des-alienar al trabajador es la revolución y el comunismo que no es una simple liberación abstracta sino que ya lo plantea como superación al esquema económico de propiedad privada de los medios de producción. En 1845 es expulsado de Francia y se instala junto con Engels en Bruselas. Trabajan juntos en La Ideología Alemana y Marx publica sus famosas 11 Tesis sobre Feuerbach. Su creciente activismo revolucionario lo lleva a tomar contacto con líderes cartistas de Inglaterra y los socialistas alemanes. Funda una red de comités de correspondencia comunista destinada a una coordinación práctica y teórica de los revolucionarios en Alemania, Francia e Inglaterra. En 1847 sale a la luz una violenta crítica a Proudhon: Miseria de la Filosofía, donde se encuentra la primera formulación sistemática de la concepción materialista de la historia junto a la crítica de la tesis proudhoniana de la posibilidad de liberar a los trabajadores sin abolir la propiedad privada de los medios de producción.
Ese año es invitado junto a Engels al primer congreso reorganizativo de la Liga de los Justos, luego denominada Liga de los Comunistas. Se confeccionan nuevos estatutos y al final del congreso Marx y Engels reciben el famoso encargo de redactar, lo más rápido posible, un manifiesto destinado a dar a conocer los objetivos y doctrina de la Liga, así como sus fundamentos teóricos. Ambos concluyeron su redacción a comienzos de 1848. Marx tenía 30 años, Engels 28.
El Manifiesto Comunista, a 170 años de su primera publicación es la partida de nacimiento histórica y política de la irrupción del proletariado industrial como clase ascendente, el nacimiento de la clase obrera, que Marx y Engels contactaron en París, Londres, Bruselas y Manchester en 1840. En palabras de Lenin: “Este breve folleto tiene el mérito de un volumen completo. Hasta hoy día, su espíritu inspira y guía a todo el proletariado organizado y luchador del mundo civilizado”.

R.C.

Publicado en: 
Miércoles, Marzo 14, 2018 - 09:15

Notas relacionadas

  • El período abierto en febrero de 1917 tendrá dos momentos diferenciados por la táctica que desarrollan los bolcheviques con respecto al acceso al poder: un momento pacífico y uno violento. El... Ver más

  • 1º de Mayo

    El próximo 1º de mayo se conmemora el Día Internacional de los Trabajadores. Aprovechamos la ocasión para recordar un tramo de la historia de lucha de la clase trabajadora en Argentina... Ver más

  • En julio se cumplieron 40 años del Apagón de Ledesma. En este marco durante toda la semana del 18/07 se realizaron diferentes actividades en homenaje a los compañeros detenidos-desaparecidos y... Ver más