No a la agresión imperialista a Corea del Norte

Jueves, 25. Mayo 2017

Pocas dudan caben acerca de que si la República Popular de Corea no hubiese iniciado su programa nuclear en los 80 y hoy no tuviese en sus manos una fuerza de disuasión atómicacompartiría un destino similar al de Irak, Libia o Afganistán. 

Con la desintegración de la URSS y el retorno de China a una economía de mercado se planteó un horizonte oscuro para Corea del Norte: no podían contar mas que con sus propios recursos y fuerzas en un territorio dividido con un enemigo hostil (Corea del Sur) apoyado por fuerzas de ocupación de EEUU asentadas en su frontera donde luego de la guerra entre el norte y el sur (1950-1953) nunca se firmó la paz.

De esta forma Corea del Norte aparece como un cuestionador de la paxnorteamericana que impone la no proliferación de potencias nucleares que puedan poner en entredicho su política imperialista de guerra e invasiones indiscriminadas. Y no sólo porque Corea del Norte cuestiona el orden establecido a nivel mundial por los EEUU y la OTAN es que Trump amenaza el norte de la península sino porque en suterritorio se encuentran grandes cantidades de minerales como hierro, carbón y uranio.

El hecho de que se nos presente a Corea del Norte como el país que como pone en peligro la paz mundial y lleva al mundo al borde de una guerra nucleares  a través de los medios de comunicación masivos a servicio de la propaganda norteamericana no hace sino revelar que el que representa esos peligros fue y es el imperialismo yanqui y su política exterior intervencionista.

La abierta provocación de Trump al movilizar una “flota de ataque” encabezada porel portaviones nuclear Carl Vinson a pocos días de haber realizado el ataque con misiles crucero sobre Siria y llevar adelante la instalación de la base de misiles interceptores de gran altitud (THAAD) al sur de la península también genero la reacción de China, Japón y la misma Corea del Sur.

China, que es el primer socio comercial de EEUU calificó como inaceptable la instalación de la base a la vez que una numerosa manifestación en Seúl apedreaba el convoy de los marines que transportaba los radares necesarios para completar el armado de dicha base. Japón intervino a son de bajar los niveles de confrontación ya que de producirse un contraataque de Corea del Norte ante una intervención de EEUU ellos serían el primer objetivo nuclear, junto con Corea del Sur,

Si bien Trump aumenta la presión sobre el régimen de Beijing para que endurezca las sanciones sobre Piongyang (suspendió la compra de la cuota de carbón) China se mueva sobre una curda floja: No desea que el régimen de Corea del Norte desaparezca porque podría integrarlo a su economía y menos que ocupen su territorio tropas de EEUU como resultado de una probable invasión. A la vez la creciente escalada de tensión en la zona perjudica los intereses nacionales chinos sobre todo el comercio.

En medio de esta disputa se encuentra el valiente pueblo de la República Democrática de Corea del Norte que no sólo a derrotado a la invasión del imperialismo japonés sino que a derrotado al imperialismo norteamericano y se yergue con la estatura moral propia de aquellos que están dispuestos a asumir los riesgos de sus decisiones: la soberanía de su territorio y la autodeterminación de su nación no son prenda de negociación ante el chantaje y la amenaza militar del imperialismo.

La propaganda de los medios masivos de comunicación se encarga día a día de tirar montañas de basura y mentiras sobre los procesos revolucionarios que se han desarrollado desde el triunfo de la Revolución Socialista de Octubre en 1917. De forma ininterrumpida ensucian la memoria de los revolucionarios, la historia de las revoluciones y el coraje de los pueblos que se propusieron construir el socialismo. El hecho de que constantemente se machaque que la República Popular de Corea del Norte es un peligro para la estabilidad mundial y la amenaza de una guerra nuclear inminente es producto de 

La propaganda anticomunista no sólo no ha cesado con la desintegración de la URSS y el bloque de la democracias populares de Europa del este sino que arreció aún más para imponer de una vez y para siempre la tesis del fin de la historia y la invencibilidad del sistema imperialista del capital. La política de cerco y ahogo a la que el imperialismo sometió las revoluciones cubana, vietnamita y norcoreana, ya sin la ayuda económica de la URSS, fue brutal y uno de los motivos de que en esas economías se reintrodujo, en diferentes medidas y formas, inversiones de empresas capitalistas, explotación de mano de obra asalariada y propiedad privada de los medios de producción.

Corea fue invadida por el imperialismo japonés en 1910 con la intención de apropiarse de su territorio y de borrar de la faz de la tierra a la nación coreana llegando a prohibir el idioma coreano. Las mujeres coreanas fueron tratadas como esclavas sexuales de la tropa del ejército imperial nipón.Los japoneses probaron armas biológicas yllevarontodo tipo de torturas con el pueblo coreano. Cuando la URSS entró en guerra con Japón e invadió la zona ocupada de Corea desde el norte apoyada por la lucha guerrillera liderada por los comunistas coreanos entre los cuales se encontraba Kim Il-Sung. 

Esto alarmó a los EEUU tanto que dos días después tropas norteamericanas invadían la península desde el sur. Los norteamericanos avanzaron con sus tropas hasta el paralelo 38, límite fijado arbitrariamente por los EEUU. Stalin ordenó que las tropas del ejército rojo permanecieran prudentemente al norte del paralelo. El 15 de agosto Japón se rendía incondicionalmente. El pueblo coreano recibió como libertadores tanto al ejército rojo desde el norte como a las tropas de EEUU desde el sur pero a los pocos días vieron como los EEUU en lugar de destruir el régimen colaboracionista que se encontraba en Seúl, los norteamericanos mantienen intacto el aparato de opresión japonés que desangró a corea durante los años de la ocupación. 35 años duró la feroz ocupación japonesa que fue destruida por las guerrillas comunistas y el ejército rojo al norte del paralelo 38°, en la zona de ocupación norteamericana los sanguinarios colaboracionistas son mantenidos y promocionados por EEUU.Kim Il-Sung se encuentra en el norte y es elegido como presidente del Comité Popular Provisional. En el sur, miles de comunistas desarrollaban una creciente actividad revolucionaria contra la nueva ocupación norteamericana y su gobierno títere de SygmanRhee. Los EEUU desarrollan una feroz persecución contra los comunistas torturando y ejecutando a los revolucionarios a la vez que se realizan ataques comandos contra el norte y preparándose para la guerra imperialista contra el naciente gobierno de Kim Il-Sung en el norte. Stalin provee armamento pesado y asesores militares ante las provocaciones de EEUU.

El 25 de junio de 1950 el ejército de Corea del Norte con artillería y tanques soviéticos avanza sobre el sur para derrocar al gobierno títere, acabar con la ocupación de los EEUU y unificar la península. Truman decide intervenir enviando al ejército de EEUU estacionado en Japón, a los que se suman el resto de las potencias en una cruzada intervencionista: Australia, Canadá, Francia, Reino Unido, Bélgica, Nueva Zelanda, Etiopía, Sudáfrica, Turquía, Tailandia y Colombia. Los aviones norteamericanos bombardean día y noche escuelas, hospitales y aldeas en el norte, ametrallan civiles y prueban las nuevas bombas de napalm, armas químicas y biológicas. La fábricas de corea del norte son destruidas por la aviación, las ciudades son reducidas a cenizas, incluso Truman evalúa la propuesta de MacArthur de utilizar la bomba atómica contra Piongyang.

Con la ayuda norteamericana, el régimen de Corea del Sur se dedica a exteminar a los revolucionarios que aún actúan en el sur, en dos años ejecutaran a 200.000 comunistas y luchadores coreanos. El ejército mercenario de Corea del Sur junto a los marines norteamericanos retoman Seúl y avanzan sobre el Norte sembrando el terror y la muerte en las pocas aldeas que quedan en pie. Los comunistas coreanos entonces construyen tuneles y cuevas donde reconstruyen las fábricas bajo tierra. Arriba, en la superficie miles de bombas caen y destruyen todo lo viviente. Entonces el ejército rojo chino interviene y junto a los norcoreanos expulsan a las tropas de EEUU hasta el paralelo 38°. En 1953 se inicia el armisticio, sin firma de paz que continua hasta hoy.

Roberto Craviotto

Publicado en: 
Jueves, Mayo 25, 2017 - 19:30

Notas relacionadas

  • El 26 de septiembre de 2014, estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa ocuparon un colectivo en Iguala para asegurar el traslado de sus compañeros a la Ciudad de México, y participar de... Ver más

  • Reproducimos el comunicado que nos hicieron llegar los compañeros de la Comisión de abogados y familiares de los prisioneros políticos del Perú, que se encuentran realizando una campaña... Ver más

  • El 9 de marzo el presidente estadounidense, Barack Obama, declaró la “emergencia nacional con respecto a la amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y política exterior de Estados... Ver más