Una piedra en el zapato de los agronegocios

Viernes, 24. Abril 2015

Tras la publicación de los resultados del estudio socio ambiental entrevistamos a Eduardo Maturano, docente de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) e integrante de la Red Universitaria de Ambiente y Salud

- ¿Qué impacto ha teniendo el reciente informe logrado tras el estudio de Monte Maíz?

-En las primeras 48 hs. de su publicación en la página de la red ésta recibió más de 60 mil visitas y hubieron más de 28 mil bajadas. Y eso se debió a que el golpe provocado por el informe preliminar, brindado tras la culminación del campamento socio ambiental, fue ratificado cuando a menos de seis meses de producido el estudio pudimos concluir los análisis y brindar a la ciudadanía los datos definitivos.
Las malas nuevas que entregamos a los pobladores fueron categóricas: localización de silos y acopios de agroquímicos en el ejido habitado, circulación, estacionamiento y lavado de la maquinaria agrícola dentro del mismo pueblo, aplicación de glifosato a plazas y jardines familiares y escolares como demarcardor de cercos y bordes de veredas. Todo con el correlato de presencia ostensible de diferentes venenos en muestras de suelo, aire y agua analizadas, a lo que pudimos sumar un contraste de biomarcadores en estudios de sangre de voluntarios de dentro y fuera del pueblo y, lo más grave, un incremento significativo de cuadros respiratorios agudos tipo asma especialmente en niños residentes en las inmediaciones de los silos, enfermedades del tejido conectivo como la artritis reumatoidea y el lupus, hipotiroidismo, especialmente en mujeres, abortos espontáneos, malformaciones y, lo más preocupante, evidencia de casos de cáncer muy por encima de los valores de referencia.

-¿Es tan preocupante la observación sobre el cáncer o el dato ha trascendido, sobre todo, por el temor a esta enfermedad en el sentir de la sociedad?

-Para que te des una idea, el cáncer representa la primera causa de muerte en Monte Maíz. De cada tres certificados de defunción uno es por cáncer. Pero eso no es todo. La tasa ajustada de cáncer de Monte Maíz duplica a la de la ciudad de Córdoba, siendo la frecuencia observada de la enfermedad tres veces superior respecto de la esperada y destacando en este sentido la presencia significativa de tumores en menores de 45 años la cual duplica a la del resto de la provincia.
En Monte Maíz, no sólo los trabajadores de la salud acreditan la presencia de tumores, los propios pobladores refieren tener algún amigo, familiar o sufrir ellos mismos alguna clase de tumor. Y esto es lo que preocupa a vecinos, productores y gobernantes, porque el estudio no sólo pone en discusión la salud sino, además y fundamentalmente, las condiciones de existencia que determinan la misma, las cuales implican la aplicación regular de venenos en los campos perimetrales y el interior del pueblo, la producción de granos genéticamente modificados bajo los cánones de la siembra directa, ganancias multimillonarias provocadas por la renta cerealera, la creciente aplicación de capital para incrementar dicha renta, etc. Es decir, lo que está en discusión es el propio capitalismo agropecuario, uno de los más relevantes en la estructura productiva nacional y, finalmente, la vinculación de este capitalismo con el poder de los gobernantes.
Los cabildeos del rector K de la UNC frente al estudio realizado, diciendo primero que “si” y después que “ni”, la férrea oposición del decano de Medicina al estudio, los aprietes de la Secretaría de Agricultura de la provincia, quien en compañía del decano de Agronomía, representantes de otras Universidades como la de Río Cuarto y la Católica, la Mesa de Enlace del campo, la Cámara de Aplicadores, la Bolsa de Cereales de Córdoba y una serie de organismos oficiales, acaban de demandar una copia “oficial” del informe de Monte Maíz, etc., todo lo cual da una idea de hasta dónde caló esta investigación y sus resultados.

- ¿Pero cuál es el grado de certeza que determina semejante juego de intereses?

-El punto es que muy a pesar de las empresas y el gobierno se alinearon favorablemente los astros. Precisamente una semana antes de que brindásemos el informe, la Organización Mundial de la Salud comunicó que el glifosato (el agroquímico insignia) y una serie de venenos de uso rutinario en la producción agrícola del tipo de los organofosforados, resultaban cancerígenos, siendo, según el organismo de mayor predicamento mundial, suficiente la evidencia observada en células animales y humanas y también en animales de laboratorio, en quienes se observaban diferentes tipos de cánceres, concluyendo que es necesario, a la vez, la realización de estudios ambientales, como el nuestro, en procura de mayor evidencia en el caso de los humanos.

- ¿Cómo sigue, a partir de ahora el trabajo científico?

-Se ha afirmado que Argentina es un enorme laboratorio de experimentación en plantas, animales y personas y, también, que se está perpetrando un enorme genocidio impulsado por empresas tales como Dow Chemical, BASF, Bayer, DuPont, Syngenta, Monsanto, Nidera, Cargill, los pooles de siembra, etc. Y lo cierto es que con éste y otros estudios similares, estamos en camino de afirmar -con datos ciertos- que dichos monopolios son los blancos de la lucha de nuestro pueblo y que, literalmente, se trata de una pelea que es de vida o muerte, por caso, por el padecimiento de cáncer.
Un gran número de medios de comunicación escritos, de radio y televisión nos llamaron interesados por esta situación. También estudiantes y profesionales se han sumado. En Monte Maíz la movilización del pueblo ha dado lugar a un proyecto ambiental que en estos momentos discute el Concejo Deliberante. Es decir, estamos ante un fenómeno que trasciende lo académico. Ante un fenómeno que obliga a la propia ciencia universitaria curtida en el paradigma del capitalismo a dar respuestas antisistémicas. Y esto es lo que debemos valorar a la hora de interpretar la contradicción entre el capital y el ambiente y la posibilidad cierta de superar dicha contradicción.

Publicado en: 
Viernes, Abril 24, 2015 - 09:30

Notas relacionadas

  • Formosa y Misiones son golpeadas por una de las inundaciones de mayores dimensiones de los últimos tiempos. Las crecidas de los ríos Paraguay, Paraná y Uruguay dejaron a miles de formoseños y... Ver más

  • Caídos de Frontón, Lurigancho y El Callao ¡presentes!

    Al cumplirse un nuevo aniversario del asesinato de trescientos prisioneros de las cárceles de Frontón, Lurigancho y El Callao en Lima, Perú, la Asociación de Familiares de Presos Políticos... Ver más

  • No podemos comprender la existencia de los paraísos fiscales sin desentrañar su nacimiento, desarrollo y función dentro del proceso de financiarización de la economía mundial, y su rol en la... Ver más