Un 24 de Marzo para golpear al macrismo

Miércoles, 14. Marzo 2018

El gobierno nacional viene profundizando sus provocaciones contra el movimiento de Derechos Humanos, en pos de cercenar las libertades democráticas, con una batería de iniciativas que emanan tanto del Ejecutivo como de los jueces adictos. La intentona del año pasado con el “2x1” viene recargada con la propuesta de domiciliaria a los genocidas condenados que tienen 70 años, cuyo antecedente es la domiciliaria de Etchecolatz por presuntos problemas de salud. Se pretende proyectar un parque en el CCD de Campo de Mayo. Macri y Bullrich auspician el gatillo fácil reivindicando al policía Chocobar. La persecución a los que luchan se ahonda con el hostigamiento a Sebastián Romero, el pedido de preventiva para Arakaki y Ponce -acusados de delitos excarcelables- y la preventiva para cuatro de los detenidos el 14/12. A esto hay que sumar las represiones a las luchas, especialmente agudas en el interior, en el marco de los ataques al pueblo que significan los ajustes y los despidos.
Entre tantos ataques y provocaciones, en el contexto de una bronca popular que crece, el 24 de Marzo sin dudas será una gran demostración de masas en contra del macrismo, no solo por su línea en DDHH sino por su política en general: este será el rasgo principal de la jornada. Las plazas de todo el país estallarán de manifestantes, siendo el epicentro político la Plaza de Mayo en CABA.

Fortalecer la posición del EMVJ

La movilización de este año plantea una gran oportunidad para el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia en CABA, espacio que mantuvo desde su creación la conducta de denunciar “la impunidad y la represión de ayer y de hoy”; tarea que se desarrolló en condiciones particularmente arduas a partir de la cooptación que llevó adelante el kirchnerismo sobre gran número de organismos. Fruto de años de haber detentado una posición “oficial” durante los gobiernos anteriores de Néstor y Cristina, ese espacio se autoproclamó como la “representación genuina” de los DDHH. A pesar de su política parcial -las represiones, las claudicaciones y los ataques al pueblo de aquellos años no se mencionaban- efectivamente ocuparon ese lugar, incluso en los primeros dos años de gobierno macrista, relegando a un segundo plano al EMVJ.
Hoy la situación no es la misma. En gran medida por la iniciativa consecuente del EMVJ durante todos estos años, especialmente el último, desde la disputa de su programa en el repudio al “2x1” –frente a la denuncia lavada de Estela de Carlotto a la Justicia, sin responsabilizar al macrismo- hasta la Marcha de la Resistencia en paridad de condiciones, pasando por la tenaz instalación del tema Santiago Maldonado. También tuerce la situación, por supuesto, la creciente disolución del espacio K, especialmente después de las últimas elecciones.
Así, se le abre al EMVJ la posibilidad por la que peleó durante todos estos años, de disputar con éxito, a partir de su programa, una jornada multitudinaria. Para ello es necesario llegar a algún grado de acuerdo con los organismos kirchneristas, tarea que debe ser planteada sin bajar ni una sola de las banderas que se vienen sosteniendo. La posibilidad de compartir escenario con documentos diferentes es cierta y no debería ser desaprovechada.
Frente a ello, el FIT opone una política infantil de pretendida “delimitación”. El FIT se opone a una consigna principal que haga centro en la represión y el ajuste de Macri, ya que para ellos los gobiernos provinciales tienen el mismo nivel de responsabilidad. A la hora de plantear un escenario compartido, nos recuerdan todas las claudicaciones del kirchnerismo en materia de DDHH y en el resto de la política, poniendo una posición de principios que de nuevo desvía la dirección del golpe principal. Los compañeros llevaron el debate más allá del límite del desacuerdo razonable, al punto de que su negativa cerrada a llegar a acuerdos dentro del EMVJ hace peligrar la unidad del espacio.
Detrás de la cacareada “independencia política” se esconde la intención de diluir el EMVJ detrás del FIT. La posición mayoritaria expresada en las plenarias fue la de fortalecer al EMVJ para encarar el escenario que se plantea.
En algunos compañeros hizo cierta mella el debate acerca del rol que vienen jugando los gobernadores peronistas en la actual situación política. A este respecto es indudable, porque es parte de la realidad, que los gobernadores de variado color político conviven con el macrismo, reprimen las luchas en sus provincias y sus senadores le votaron, entre otras cosas, la reforma previsional luego de haber consensuado el pacto fiscal. Sin dudas, en las convocatorias provinciales la movilización deberá ajustar cuentas no sólo con los Gerardo Morales sino también con los Peppo, Schiaretti, Alicia Kirchner, etc. Pero eso no quita el debate principal: disputar la convocatoria de un evento masivo que golpeará al macrismo, o refugiarse en la “delimitación con los K”, poniendo lo secundario a la altura de lo principal y aislando a la vanguardia que conforma el EMVJ de las amplias masas que se movilizarán.
Con este punto de vista, este 24 de Marzo nos movilizamos contra la impunidad a los genocidas y contra la represión y el ajuste de Macri, gritando bien fuerte:

30.000 compañeros detenidos – desaparecidos
¡¡PRESENTES!!

Publicado en: 
Miércoles, Marzo 14, 2018 - 09:00

Notas relacionadas

  • Inmigración y los dichos de Pichetto

    La Ley de Migraciones Argentina sancionada en 2003 promueve el permiso a la residencia y al trabajo de los extranjeros. Contradictoriamente con este avance, en agosto de este año, el director... Ver más

  • Rechazamos la detención de  Milagro Sala

    Las razones invocadas para la detención de Milagro Sala, “instigar a cometer delitos y tumultos en concurso real”, son claramente políticas y tienen un valor en sí que la nueva acusación de “... Ver más

  • El pasado 29 de julio se realizó una multitudinaria manifestación en rechazo a la presencia del presidente mexicano Enrique Peña Nieto en nuestro país. La actividad convocada por la Asamblea... Ver más