Tras el desplome de las bolsas en todo el mundo | Nueva crisis de endeudamiento

Jueves, 8. Febrero 2018

A partir del estallido de la crisis financiera de 2008 los bancos centrales de Estados Unidos, Japón y la Eurozona llevaron adelante una expansión monetaria por un total de 6,5 billones de dólares, manteniendo en cero e incluso en signo negativo el valor de sus tasas de interés.

Dicha oferta monetaria a bajo interés favoreció un rápido y fuerte endeudamiento público a nivel mundial con máximos históricos en los países desarrollados, principalmente los Estados Unidos. En tal sentido, el vertiginoso endeudamiento argentino ocurrido tras la llegada de Macri no resultó una excepción sino la consecuencia de dicha política financiera deliberada, similar a la observada durante la denominada crisis de la OPEP de los años ´70 cuando los “petrodólares” colocados como inversión a gran escala provocaron el mayor endeudamiento público del que se tenga noticia, al menos hasta ahora.
Este lunes 5 de febrero se produjo un gran sismo en las bolsas de todo el mundo arrastradas por la caída del índice Dow Jones (1.175 puntos, el 4,6% de su valor, la mayor caída en de su historia), representativo del sector industrial norteamericano, a propósito de un hecho aparentemente trivial: un aumento salarial otorgado a los obreros industriales, lo cual (so pretexto de prevenir una escalada inflacionaria), justificó un nuevo incremento de la tasa de interés por parte de la Reserva Federal, el cual fue interpretado en Walls Street como una señal de alerta de una nueva etapa recesiva para el conjunto de la economía norteamericana.
La clave de esta situación, que podría tratar del inicio de una nueva Gran Depresión, reside en el alto endeudamiento público y, más precisamente, en el costo de su financiamiento. Y es precisamente en este último punto donde la Reserva Federal está cobrando un papel protagónico, precisamente, por tener agarrado de los testículos al propio gobierno y al resto de la sociedad norteamericana.
El pasado 16 de diciembre se produjo la primera subida significativa del tipo de interés en los Estados Unidos tras casi 10 años de “ganga financiera”, haciendo que la Reserva Federal diera por concluida la era de los tipos de interés bajos o del dólar barato, y el nuevo ajuste presagia un proceso ascendente.
La principal consecuencia de dicho incremento de los tipos de interés está en el golpe al gobierno, las empresas y familias endeudadas de los Estados Unidos, siendo el contagio de las bolsas a nivel mundial el reflejo de un mal mucho mayor: el impacto de la tasa de referencia en el conjunto de la economía que “obligará” a políticas de ajuste para reducir los déficits fiscales para pagar intereses y, necesariamente, descargar el peso sobre las espaldas de los sectores populares. Algo que en Argentina conoce, que nuevamente se vine verificando de manera elocuente, y que se agravará a menos que la lucha lo impida.

J.D.

Publicado en: 
Jueves, Febrero 8, 2018 - 08:00

Notas relacionadas

  • No podemos comprender la existencia de los paraísos fiscales sin desentrañar su nacimiento, desarrollo y función dentro del proceso de financiarización de la economía mundial, y su rol en la... Ver más

  • CUBa MTR

    La situación del territorio sigue siendo difícil, y tiende día a día a empeorar, es así que podemos comprobar en los barrios tanto del conurbano como en las provincias, la importante cantidad de... Ver más

  • En el mes de octubre se realizó el 3er Congreso de Médicos de Pueblos Fumigados en la Facultad de Cs. Médicas de la UBA. En el Aula Magna se expusieron frente a más de 300 personas, entre los tres... Ver más