Repudiamos el ingreso de la policía en las universidades

Jueves, 25. Mayo 2017

En el mes de abril se conocieron al menos dos casos de atropello por parte de las fuerzas represivas del Estado con el fin de amedrentar a la comunidad educativa. El primero de ellos, con más resonancia, se registró el día 13 de abril cuando efectivos de la policía de la provincia ingresaron a la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Jujuy. Sin orden de allanamiento, se llevaron a dos estudiantes detenidos: Joaquín Quispe (Presidente del Centro de Estudiantes) y a Ignacio García; quienes luego relataron lo sucedido, el ingreso de los policías con armas y una actitud prepotente, comenzando con agravios y golpes allí mismo, y continuando  en la comisaría, donde les denegaron información sobre  los cargos por los cuales habían sido detenidos y el derecho a un llamado. Justificaron el escandaloso operativo por supuestas denuncias de vecinos que se quejaban por ruidos molestos y una falta de autorización para el evento, que no fue tal. Incluso el propio Decano, Mario Bonillo, tuvo que salir a desmentir esta última versión, afirmando que el evento contaba con su debida autorización y que estaba en pleno conocimiento. Así mismo, aunque no hubiera autorización, nada justifica semejante abuso de autoridad y violación de la Autonomía Universitaria. 

El gobernador de la provincia, Gerardo Morales, buscó cerrar el escándalo que provocó no sólo la represión, sino el fuerte repudio que se generó rápidamente por parte de organismos de Derechos Humanos, gremios y diversos sectores políticos que derivaron  a su vez en una repercusión mayor; por lo cual tuvo que condenar la vergonzosa intervención en la Universidad y disponer la separación de los responsables. De los cuales, vale aclarar, no se informó la identidad policial ni cuántos son, aunque se habla de unos catorce involucrados.

Días después, el 19 por la mañana, dos oficiales de civil de la policía federal ingresaron en la facultad de Derechos y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Comahue; sin notificación y amenazando con desalojar por la fuerza a trabajadoras de limpieza que se encontraban reclamando por su desvinculación y exigiendo la reincorporación a sus puestos de trabajo, ocupando el decanato.

Expresamos nuestro más enérgico repudio al accionar policial como herramienta para amedrentar a estudiantes y trabajadores que accionan en defensa de sus derechos; y todo tipo de accionar patoteril que vaya en contra de la Autonomía Universitaria.

Los estudiantes, docentes, no docentes y la sociedad toda debemos salir a repudiar estos hechos que están directamente ligados con la línea del gobierno nacional y los provinciales de limitar la lucha popular con la represión.

Milena Brighton

Publicado en: 
Jueves, Mayo 25, 2017 - 19:15

Notas relacionadas

  • UBA: resultados electorales

    Se llevaron a cabo elecciones en 10 de las 13 facultades. En la mayoría las conducciones retuvieron el Centro incluso acrecentando la diferencia. 

    Desde los primeros días de... Ver más

  • El jueves 7 de septiembre, Rosario se vio sacudida por la provocación de Gendarmería. Un grupo de estudiantes del Instituto Olga Cossettini, junto a su docente, dieron una clase pública con... Ver más

  • El pasado miércoles 30 de septiembre en el edificio nuevo de la facultad de Humanidades y Artes se cayó un vidrio desde un sexto piso que impactó en planta baja e hirió gravemente a una compañera... Ver más