Plan de lucha por el salario

Martes, 11. Abril 2017

El principal problema que aqueja a los estatales es el salarial. Al igual que al conjunto de los trabajadores de nuestro país, las políticas de ajuste del gobierno de Cambiemos con tarifazos e inflación afectaron principalmente el bolsillo de los trabajadores, y eso se siente cuando para llegar a fin de mes hay que hacer malabares. Hoy la Canasta Básica Total según el INDEC está en $13.673 para la Ciudad de Buenos Aires. Son miles los estatales de la CABA que perciben salarios por debajo de la línea de pobreza, con ingresos de entre $10.000 y $13.000. Este esquema se repite para los estatales nacionales, provinciales y municipales. Problema que se conjuga con los altos niveles de precarización laboral. Datos que son sumamente alarmantes si, a su vez, se compara con el costo de la Canasta Familiar proporcionado por los trabajadores del INDEC que la valúan por encima de los $21.000.
En este escenario el eje de las paritarias se impone por su propio peso. En el caso de la Provincia de Buenos Aires Vidal cerró la paritaria estatal en diciembre con algunos gremios, entre ellos UPCN (este acuerdo a espaldas de los trabajadores y con la negativa de algunos gremios como ATE), estableciendo un aumento del 18% en cuatro cuotas de 4,5% con cláusula gatillo por inflación; no terminó marzo y la primera cuota ya se prevé insuficiente en relación a una inflación que se calcula en un índice de 5,8% en lo que va del año; se impone la lucha de los estatales ligada a la lucha docente que después de semanas de paros y movilizaciones sigue en pie para romper el techo salarial. Por otro lado para los estatales nacionales se escucha por los pasillos que UPCN quiere cerrar la paritaria en un 20% con cláusula gatillo, y en esta misma línea SUTECBA en la CABA. Mientras Cambiemos intenta imponer el techo salarial con la excusa de la proyección inflacionaria del 17%, son los propios CEOs protegidos por este gobierno los que planean que la inflación podrá ser de hasta el 25%. A estos datos hay que sumarle que la pérdida del poder adquisitivo para los estatales durante el 2016 fue del 10%. La pelea por romper el techo salarial está basada en la conquista de un salario que recupere la pérdida del poder adquisitivo y contemple la inflación real. Cualquier otro número vendrá en detrimento de los salarios de los estatales.
Relacionado a la negociación paritaria hay que entender los recientes despidos en la administración pública. Más de 80 trabajadores quedaron en la calle en el INDEC. De fondo se vuelve a reavivar como en el 2016 la extorsión entre empleo y salario, mecanismo perverso para garantizar un porcentaje a la baja.
Frente a este panorama los gremios ligados a la CGT, como UPCN y SUTECBA, buscan negociar a espaldas de los trabajadores y ya han tenido encuentros con el gobierno. Por su parte las distintas fracciones de ATE vienen impulsando movilizaciones y paros en sintonía con la lucha docente y de los trabajadores en general que se impuso por su propio peso. Ahora arrancan las jornadas propias con eje en el adelantamiento de las paritarias; esto más que ser una respuesta a la demanda de los estatales resulta ser una iniciativa para no quedarse atrás frente a los avances que ya dieron las direcciones sindicales de UPCN. Así ATE Capital, agrupación verde y blanca ligada al kirchnerismo, impulsa un paro y movilización al Ministerio de Modernización para el 12/04 por adelantamiento de paritarias mientras ATE Nacional, espacio vinculado de Degennaro, impulsa la misma jornada el 19/04. Convocadas con el mismo eje, cualquiera se preguntaría por qué no hacer la medida de conjunto y así no fracturar la lucha, todo sea por llevar agua para el molino del proyecto político siendo una actitud completamente irresponsable en un contexto donde hay que salir a derrotar el ajuste.
Pero este no es el único problema que presentan las direcciones sindicales de turno. Después de acompañar 5 semanas de lucha de los docentes hay conclusiones que nos sirven a todos los trabajadores: las medidas de lucha, paros y movilizaciones que se impulsan desordenadamente no hacen más que debilitar la propia lucha. En conclusión, no alcanza con un paro y movilización al Ministerio de Modernización si no está en un marco de plan de lucha escalonado que permita arrancarle al gobierno la paritaria que necesitan los estatales.
En este sentido hay que promover el debate en las asambleas de base para imponerles a las direcciones burocráticas de ATE un plan de lucha. La unidad y coordinación de las juntas internas, agrupaciones, delegados y activistas combativos se presenta como una necesidad para superar los límites de esas direcciones de turno. En este sentido se debe intervenir en la Asamblea General de Afiliados convocada por ATE Capital a realizarse el 27/04 en el Estadio de Ferro. Será tarea de los estatales participar ampliamente y en coordinación planteando un plan de lucha para derrotar el ajuste.

Ema Díaz

Publicado en: 
Martes, Abril 11, 2017 - 19:30

Notas relacionadas

  • Paolo Menghini en el Festival por la reestatitación de las empresas el 29 de agosto pasado.

    Emfer (Emprendimientos Ferroviarios) y Tatsa (Tecnología Avanzada en Transporte) coexisten en un predio ubicado junto a la General Paz en San Martín, provincia de Buenos Aires. La primera se... Ver más

  • El gobierno chaqueño no tiene aprobado aún el presupuesto provincial. A su vez, espera el permiso de la Legislatura para volver a emitir deuda. A caballo de ello, transmite el “riesgo del rumbo... Ver más

  • Las PASO del 9 de agosto, si bien confirmaron a los postulantes con mayores chances para las elecciones del próximo 25 de octubre, dejaron abierto el resultado final. No está definido que esta... Ver más