Movimiento de desocupados I La calle pone las condiciones

Sábado, 13. Abril 2019
Acampe piquetero

La jornada de cortes a accesos y rutas en todo el país llevada a cabo el 20 de marzo, de acuerdo al plan de lucha votado en el Segundo Plenario Piquetero de Parque Lezama, fue contundente. La presencia de miles de desocupados en cada punto acordado por el Frente de Lucha fue decisiva para que el gobierno, después de seis horas de cortes, se comunicara con referentes de las organizaciones ubicadas en el Puente Pueyrredón para realizar una reunión por la mañana del miércoles 27. Es importante destacar que en esta oportunidad existió la confluencia de nuestro Frente con la jornada del “Triunvirato Cayetano” y sus aliados, lo que generó una numerosa presencia de desocupados en los múltiples cortes.

Pasaron los días y el martes 26 se recibió un llamado del Ministerio de Desarrollo Social comunicando que la reunión se pasaba para la semana siguiente, debido a que aún no tenían los montos que el Ministerio de Hacienda asignaría para dar una respuesta a los tres puntos que llevábamos las organizaciones:

• Apertura de Programas para todos los desocupados.

• Aumento de emergencia a $ 10.000 para los actuales planes de $ 6.000-.

• Entrega inmediata de alimentos para comedores y merenderos (desde diciembre que no hay entrega) y un aumento en la cantidad que se recibe actualmente.

En esa comunicación el compromiso por parte del gobierno fue convocar a una nueva reunión para el día 3 de abril. Llegado el día y en el horario estipulado los referentes de las 17 organizaciones del Frente de Lucha se reunieron con funcionarios de la primera línea y tras dos horas de conversaciones, se informó  que no había ninguna posibilidad de abrir los Programas reclamados, por lo tanto no habría nuevos planes, el aumento de los subsidios solo sería de $250 y habría dos aumentos similares en cuotas hasta llegar en julio a $7.500; por último, referente a los alimentos, la respuesta fue que la tercera semana de abril se regularizaría la entrega, exponiendo diferentes argumentos.

Ante ello, el Frente de Lucha convocó para el jueves 4 a una movilización y acampe frente al Ministerio de Desarrollo Social para exigir que la ministra Carolina Stanley atienda los reclamos de todos los desocupados.

Con cortes de rutas, puentes y diferentes expresiones en todo el país, el jueves 4 se llevó a cabo la medida. El mismo día, más temprano, se había realizado la jornada de la CGT, las CTA y el moyanismo, masiva pero carente de definiciones en cuanto a la continuidad de la lucha. En contraste, el reclamo de los desocupados se apostó en la puerta del Ministerio, presionando para obtener soluciones.

En CABA las columnas de manifestantes que se movilizaron desde tres puntos diferentes de la ciudad fueron multitudinarias. A medida que se avanzaba se notaba la fuerte presencia de efectivos de la infantería, no obstante se llegó hasta las puertas del Ministerio, donde la policía de la Ciudad detuvo a la compañera Lidia Ríos, referente de CUBa MTR, mientras simultáneamente disparaban balas de goma contra la primera línea de manifestantes. La rápida y contundente respuesta de las organizaciones, apoyada por la solidaridad de los organismos de DD.HH. e incluso de los periodistas presentes hizo que Lidia fuera liberada en el propio lugar.

Durante varias horas la amenaza del desalojo por parte de las fuerzas de seguridad estuvo latente, pero la firmeza de los miles de desocupados que permanecían en las calles a la espera de una respuesta de parte del gobierno desafiaba esa posibilidad. A medida que avanzaba la noche se fueron armando las carpas y las ollas comenzaron.

Tras un llamado de un funcionario con alto cargo donde se propuso una nueva reunión para la siguiente semana, se tomó la decisión por asamblea de levantar la medida hasta saber la propuesta del gobierno, pero con la claridad de que, si no llegaban las respuestas, se saldría otra vez a la calle.

Y así fue, ya que pasada una semana no hubo ofrecimiento. Luego del fracaso en las negociaciones, el jueves 11 cientos de miles de compañeros se movilizaron en todo el país, con centro en el Ministerio de Stanley. La jornada se desarrolló desde el mediodía hasta el final de la tarde, cuando el gobierno acercó una propuesta que incluye la apertura de nuevos planes y programas, y un aumento en la entrega de alimentos.

Al igual que en diciembre del año pasado, el movimiento de desocupados que no da tregua demostró que la calle condiciona los planes del gobierno. Octubre queda lejos, el hambre no espera y la rebelión contra esta política de miseria se abre paso como salida. En ese camino, los desocupados siguen aportando a la pelea de todo el pueblo por derrotar el ajuste de Macri y el FMI.

Publicado en: 
Sábado, Abril 13, 2019 - 00:00

Notas relacionadas

  • David Muños

    David, de 29 años y militantes del CUBa-MTR quedó internado en grave estado al recibir un disparo en la base del cuello. Ocurrió el día viernes 6 por la noche, estaban cerca de la canchita de 27... Ver más

  • En el mes de octubre se realizó el 3er Congreso de Médicos de Pueblos Fumigados en la Facultad de Cs. Médicas de la UBA. En el Aula Magna se expusieron frente a más de 300 personas, entre los tres... Ver más

  • Luciano Arruga

    El pasado 31 de enero se realizó una movilización a 6 años de la desaparición de Luciano Arruga.
    La convocatoria de los Familiares y Amigos bajo la consigna “lo mató la policía, lo... Ver más