Frente a los despidos estatales |Las enseñanzas que deja el camino del INTI

Miércoles, 14. Marzo 2018

El plan del gobierno nacional para los estatales va en sintonía con el plan general de ajuste y represión a quienes salen a defender sus derechos. En lo que va del 2018 hubo cerca de 3000 despidos en el Estado, según datos del CEPA (Centro de Economía Política Argentina), se registraron 170.811 despidos en el ámbito público entre diciembre de 2015 y enero de 2017.

Hoy los estatales vuelven a recibir un golpe del gobierno de Cambiemos con despidos que justifican, desde el Ministerio de Modernización, con un mentiroso análisis que plantea una superabundancia de trabajadores (el famoso plan de dotaciones óptimas), en verdad ocultan sus verdaderos intereses: el vaciamiento de la política pública para beneficiar a los empresarios amigos y la reducción del presupuesto. Para garantizar políticas públicas que respondan a las necesidades del pueblo no sobran trabajadores, esto es lo que oculta el ministro de Modernización Andrés Ibarra. Con los despidos pretenden que sean los trabajadores la variable de ajuste.
INTI, SENASA, Fabricaciones Militares de Azul, Hospital Posadas, ANSES, INCAA, Hacienda, Finanzas son los organismos públicos afectados con despidos en lo que va del año, pero según el plan del ministerio de Modernización habrá más despidos afectando a toda la administración pública nacional.
Frente a este panorama, el silencio absoluto caracterizó a la dirección sindical de UPCN con Andrés Rodríguez a la cabeza, de los despidos no emitieron opinión pero si salieron a festejar la aplicación de la clausula gatillo, un mentiroso aumento del 4,8% en cuatro cómodas cuotas de 1,2% que no es más que una nueva estafa del gobierno al salario de los trabajadores. No se puede esperar otra cosa de estos empresarios que se hacen llamar dirigentes sindicales y que desde hace décadas transan con los gobiernos de turnos, ayer Menem, Kirchner, Cristina y hoy Macri.
Por otro lado las direcciones de ATE no están a la altura de las circunstancias, cada vez se acentúa más la división entre la “verde y blanca” expresada en ATE Capital por el Tano Catalano y alineada a la CTA de Yasky y la “verde” de ATE Nacional con Cachorro Godoy a la cabeza alineada al proyecto político de De Gennaro y a la CTA Autónoma de Peidro (recientemente partida por las diferencias con Micheli). Una vez más las diferencias por arriba pesan más que la necesidad de los trabajadores. Este mapa se expresó en el paro y movilización del 15 de febrero con dos convocatorias diferentes y nuevamente el 21 de febrero. Esto sucede cuando se trata de forjar la unidad en la acción contra la política de ajuste para torcerle el brazo al macrismo. Esta actitud completamente irresponsable no hace más que generar confusión y desmovilización entre los trabajadores estatales. A pesar de la dirección traidora de UPCN y los límites de ambas fracciones de ATE, cientos de estatales salieron a la calle tanto el 15 como el 21 de febrero.
Mención aparte merecen las experiencias de punta que están intentando dar la lucha a fondo para revertir los despidos, un buen ejemplo lo sintetiza el INTI con el señalamiento sobre la importancia de la política pública, con las asambleas de más de 1.500 trabajadores, el arco de unidad que fomentaron, el apoyo de coordinadores del Instituto, el fondo de lucha, los cortes, paros, movilización y por sobre todo la decisión de la permanencia son una muestra del camino a seguir frente a los ataques del gobierno. Una lucha que lleva más de un mes y en la cual se logró la reinstalación de dos trabajadores delegados del organismo por un fallo de la justicia, un pequeño paso ya que faltan 256 trabajadores. Mientras tanto el gobierno sigue operando para avanzar con los despidos y el vaciamiento del organismo con el objetivo de beneficiar a empresarios. Apuntan al desgaste y a desarticular la lucha con descuentos de hasta $15.000, el amedrentamiento y amenazas con el ingreso y robo a las casas del delegado general y la delegada gremial, incluso el intento de dividir a los trabajadores y en este punto con el apoyo de UPCN, donde el accionar de la delegada general de este sindicato en el INTI es vergonzosa, completamente en contra de los trabajadores y dejando en evidencia su alianza con el presidente del INTI, Javier Ibáñez.
Sobre la base de la experiencia de más de 40 días de lucha y permanencia los estatales del INTI demuestran que sí se puede enfrentar al macrismo, que los trabajadores tienen que apostar a sus propias fuerzas, que hay que avanzar en la coordinación de los sectores en lucha, en la unidad en la acción de las agrupaciones, juntas internas, delegados y activistas combativos para crear 1, 2, 3 y más INTIS sobrepasando a las direcciones sindicales y darle vuelta la tortilla al gobierno de Cambiemos. El 14 y 18 de diciembre marcaron un antes y un después y la enorme movilización del 8 de marzo demuestra que el pueblo está de pie, hay que pararse sobre las mejores experiencias y avanzar a paso firme profundizando las medidas de lucha para derrotar el ajuste.

Ema Díaz

Publicado en: 
Miércoles, Marzo 14, 2018 - 09:00

Notas relacionadas

  • PepsiCo es una multinacional estadounidense, la segunda mayor empresa de alimentos y bebidas en el mundo presente en más de 200 países. Por datos como estos es que el argumento presentado por la... Ver más

  • Los gremios docentes bonaerenses firmaron un adelanto del 8% al salario básico en el mes de enero, intentando poner paños fríos a la lucha y dándole aire al gobierno de cara al año electoral. El 9... Ver más

  • En el ferrocarril Roca, al cierre de esta edición, se realizaba la elección de delegados de la Unión Ferroviaria.
    Nuevamente el Frente de Unidad Ferroviaria, integrado por Desde las Bases... Ver más