De la bronca popular a la rebeldía

Jueves, 8. Junio 2017

Pobreza y desocupación, una perspectiva de vida
Sorprendió que en dos de las ciudades caracterizadas por el flujo turístico los índices de pobreza asciendan: en el caso Mar del Plata tratándose de jóvenes menores a 30 años al 47,8% y, para el gran Córdoba, que además reviste un perfil industrial, al 40,5%. De tal forma que en este último caso el ministro Dujovne puso en duda los recursos técnicos que se aplican en el cálculo de los índices suscitando un entredicho con el titular del Indec. No es para menos. Macri recibió los votos de casi un 70% del electorado cordobés y sin embargo la pobreza aumentó en cifras superiores a otros lugares del país.
Pobreza y desocupación son las caras de una misma moneda. El presidente presentó el 1° de mayo el “plan empalme”, destinado a incentivar a las empresas privadas para que tomen a beneficiarios de planes sociales. La semana pasada, en la Expo Empleo Joven en la Rural, en dos días se registraron 175.000 jóvenes con problemas laborales; al mismo tiempo la desocupación neta alcanzó en la Capital el 12% de la población entre 18 y 29 años. Según el Indec, en el país el 30% de los jóvenes nunca tuvo un empleo formal. La situación se agrava dado que se consideran ocupados a beneficiarios de planes sociales y el gobierno debió sancionar en diciembre una Ley de Emergencia Social con presupuesto asignado, incrementando su número. Es la demostración más palpable del fracaso del plan llegando al extremo de registrar, en marzo último, tan solo 1.300 empleos formales, frente a 180.000 jóvenes que se incorporan al mercado laboral todos los años. Por lo tanto cuando el presidente habla de la “cultura del trabajo” miente descaradamente, apremiado porque no tiene soluciones concretas para embanderarse en las Legislativas de octubre.
Por otro lado la industria, que es la mayor generadora de empleo sigue cuesta abajo. Si ya venía planchada en los últimos años del gobierno de Cristina Kirchner, con el actual se cumplieron 15 meses consecutivos en retroceso. La contracción de abril registró un 2,3% respecto abril 2016. Solo queda la obra pública. Aunque sea generadora de empleo tan solo en un 25% del total de la construcción, sirve para las fotos, esencialmente en la provincia de Buenos Aires, donde se definen las elecciones.

El plan ya fracasó

Precios altos, ingresos bajos, caída del consumo. Crece el endeudamiento con créditos usurarios e improductivos destinados a financiar el gasto porque las inversiones no llegan. El funcionamiento de la bicicleta financiera en medio de la recesión, con altos intereses en Lebacs y Letes justificados en bajar los índices inflacionarios, constituye un combo ya fracasado y que en el mejor de los casos va por mayor concentración de la riqueza, alto endeudamiento y primarización de la economía. El monto de letras y pases emitidos a efectos de sacar plata del mercado asciende a un billón de pesos. Macri apela al endeudamiento con bancos extranjeros y organismos internacionales, de tal forma que llegará al completarse los dos años a U$D 80.430 millones, y se contemplan otros U$D 40.000 millones para 2018. Para la ortodoxia liberal la cuestión de fondo es el déficit fiscal, no obstante en este primer cuatrimestre el desequilibrio alcanzó $ 119.000 millones de los cuales $ 60.000 millones son por pago de intereses de la deuda. En relación al PBI cada punto de desequilibrio equivale a U$D 6000 millones. En este camino se calcula entre 7 a 8 puntos el déficit de este año, que pretenden recuperar descargando sobre tarifas, salarios, subsidios o recursos de la Seguridad Social. Un verdadero cóctel explosivo que con mar encrespado no pasará. El gobierno no tiene soluciones concretas, solo el dibujo de algunos índices, el discurso de inserción en el mundo propio de los 90 con Menem-Cavallo, y las denuncias de corrupción sobre la oposición, hasta llegar a octubre. Aquí es donde la política trata de cubrir el fracaso de la gestión económica que tanto daña al pueblo.
Macri pretende recuperar la ofensiva desde el discurso, mientras que Durán Barba justifica “que la condición económica no determina los resultados electorales”. En aquel intento incluye los viajes al exterior, donde lo más concreto fue la ratificación de los acuerdos ‘estratégicos’ con China, aunque sus efectos empezarán a notarse en años siguientes. A poco de andar, el intento presidencial por recuperar la iniciativa patinó con la multitudinaria marcha del 2x1. Si hoy vuelve a la carga es centralmente porque el kirchnerismo y la otra oposición están envueltos en sus propias internas, pendientes de una candidatura antes que elevar la conflictividad en una perspectiva distinta.
Hay muchos más Odebrecht

Desde esa óptica encara las denuncias por corrupción en el caso Odebrecht. Acorralar al kirchnerismo y desgastarlo políticamente antes que verdaderas intenciones de meterlos presos y de devolución de lo robado. Macri no está en condiciones de escupir para arriba porque le cae la llovizna encima. Amén de que toda la fortuna de su familia y la propia, la hizo con sobreprecios y coimas en contrataciones con el estado, en este caso también hizo lo imposible por demorar la gestión en Brasil. El acuerdo para conocer la identidad que debió efectuarse en diciembre arrancó en mayo, de tal forma que uno de los tres países sobre doce que dilataron fue el nuestro. Es que en el pago de sobornos también está Iecsa, propiedad de su primo Calcaterra y curiosamente vendida en estos meses a Mindlin del grupo Pampa Energía.
No se trata solo de coimas ni solo de la empresa brasilera. En todos los grupos o monopolios ligados a contrataciones con el estado existen sobreprecios y “arreglos licitatorios”. Techint, Electroingeniería, Iecsa, Roggio, encabezan la lista de adjudicados en la gestión anterior; cabe pensar que un gobierno de CEOs, gerentes y empresarios, no se quedarán atrás aunque disimulen mejor. Existe un fuerte lobby de empresarios, políticos y jueces, oficialistas como de oposición, para que no se conozca la verdad. Y si salta que quede reducido a este caso únicamente. El proyecto de ley de Responsabilidad Penal Empresaria, que requiere la OCDE como condición previa al ingreso y que establece un sistema de sanciones en caso de sobornos u otros delitos trasnacionales, está recibiendo toda clase de presiones para modificarlo y esterilizar las penas.
El efecto caipiriña

A todo esto Brasil, siendo el principal comprador de productos argentinos, festejó después de dos años de retrocesos el crecimiento de 1% al cierre del primer trimestre de 2017. Considerado un crecimiento estacional ligado a la producción agropecuaria fundamentalmente, la inversión se mantiene en su nivel mínimo (15,6% del PBI), el consumo no levanta y relativizan los resultados. Los efectos de la crisis política golpean esa recuperación y se proyectan a Argentina. En 2011 entre compras y ventas las cifras del intercambio comercial alcanzaron los U$D 40.000 millones y en 2016 bajaron a U$D 20.000 millones, donde Argentina llevó la peor parte con un déficit de U$D 4.650 millones. Apenas llegaron a cubrir el 36% de las exportaciones industriales, sobre todo en automotores. En 2017, los primeros cuatro meses, las exportaciones se mantuvieron estancadas por debajo del piso histórico, pero las importaciones crecieron el 23%. La crisis política y el descrédito que envuelve al presidente Temer afectarán aún más en lo que resta del año los planes de recuperación o el rebote que esperaba Macri en la economía nacional y acentuará los rasgos recesivos del ajuste sobre todo en el plano industrial. Tanto allí como aquí, la última palabra la tiene la lucha de los trabajadores.

No hay salida a la crisis sin rebelión

La pretensión de encasillar a los trabajadores en estas devaluadas elecciones de octubre, donde predomina la disyuntiva instalada por el oficialismo entre la gestión anterior y la actual, apunta a oxigenar el capitalismo monopólico y postergar una solución definitiva al padecimiento que esta supuesta democracia y su régimen político profundizan. Podrá haber gobiernos menos malos pero todos se manejan respetando la maqueta productiva del gran capital. Macri vino para agravar las condiciones y resolver la crisis descargando su peso en los trabajadores, pero en los doce años del gobierno anterior, también generador de tal crisis, no hubo intenciones de afectar el carácter monopólico del capitalismo dependiente, ni de nacionalizar la banca o el comercio exterior, ni de expropiar tantos otros pulpos como Monsanto, Barrick o Techint.
Nunca tan vacías de contenido estas elecciones: sólo candidatos e imágenes que los multimedios ayudan a instalar. Por lo tanto los resultados en las urnas siempre serán relativos tanto en la victoria como en la derrota, pero en ningún caso está garantizada hoy la gobernabilidad. Los frenos en todos los planos lo impone el protagonismo popular con el reclamo permanente, en la lucha callejera, en fábricas, barrios, etc. Allí están el paro general con piquetes y los cientos de movilizaciones con paros sectoriales en lo económico social, también el freno a los jueces del “2X1” a los genocidas que impulsó el macrismo o la marcha “Ni una menos” en el plano de los derechos de la mujer trabajadora.

Las tareas

Lo que está en juego no es el auge de luchas sino hacia dónde se orienta. Si detrás de la política que sostiene al régimen en sus distintas expresiones, neoliberales o ‘populares’, u orientar con rumbo cierto de acumulación revolucionaria para cambiar el poder de los monopolios. Nuestra táctica junto a otras organizaciones se inscribe en esta última, y se apoya en el auge para elevar la lucha al plano político, antes y después de octubre.
La insatisfacción social es enorme y los sueldos con aumentos por tramos -en el mejor de los casos- son devorados rápidamente por los precios. Aún falta cerrar paritarias en camioneros y otros gremios. El movimiento piquetero, fuera del Consejo de la Economía Popular dirigido por la ministra Stanley, cerró el mes con una importante movilización en reclamo de 25.000 planes sociales. Docentes y estatales en distintas provincias continúan con paros y otras medidas. Así llegará octubre con mar encrespado y al día siguiente, más allá de los resultados, hay que unificarse en la acción porque los reclamos serán mayores.
Paralelo a la lucha contra el ajuste en los frentes de masas, lanzamos la Campaña Financiera 2017 en junio, para garantizar las actividades políticas y de formación, al cumplirse los 100 años de la Revolución obrera y campesina en Rusia, también los 50 años de la muerte del Che en Bolivia y los seminarios de mujeres en marcha al ENM que se realiza en Chaco.
Es necesario poner en claro, otra vez, que no hay salida a la crisis sin rebelión popular.
Andrés Zamponi

Publicado en: 
Jueves, Junio 8, 2017 - 15:30

Notas relacionadas

  • Macri llegará a octubre sin poder mostrar resultados concretos de sus dos primeros años. En estos días la cotización del dólar por encima de $17 determinó automáticamente el alza en los... Ver más

  • La desaparición de Maldonado

    El gobierno quiso mantener el festejo de los resultados obtenidos en las PASO, pero no pudo. Al día siguiente, la realización del primer acto... Ver más

  • Es indudable la contundencia del paro nacional. Desde el inicio fue paralización total y adquirió luego carácter activo con los cortes y movilizaciones que le imprimió el combativismo y la... Ver más