Construir una alternativa para derrotar el ajuste

Jueves, 25. Mayo 2017

Hace tiempo que los estatales vienen sufriendo la política de ajuste del gobierno nacional, los gobiernos provinciales y municipales. El gobierno de Cambiemos viene logrando imponer el techo salarial con la complicidad de las direcciones burocráticas y traidoras, mientras crece el descontento entre las bases. 

Los estatales de todo el país vienen perdiendo el poder adquisitivo hace años. Tras acuerdos a la baja de la inflación, en el 2016 eso representó una pérdida del 10% promedio aproximadamente. En Provincia de Buenos Aires el aumento negociado en diciembre por la cúpula de UPCN con la gobernadora Vidal a espaldas de los trabajadores fue de un ridículo 18% con “cláusula gatillo” por la inflación. El objetivo del gobierno era marcar la cancha para imponer el techo y lo hizo con la complicidad de los burócratas de turno que le vienen garantizando la paz social. Con este antecedente hace pocos días cerró la paritaria en Ciudad de Buenos Aires. SUTECBA acordó a puertas cerradas un mentiroso aumento del 20% en tres cuotas (10% abril – 8% agosto – 2% septiembre) también con cláusula gatillo. Falta que cierre la paritaria de los estatales nacionales; los rumores son que la dirección de UPCN cerrará, en esta misma línea, en un irrisorio 20%. Si se contempla la pérdida del poder adquisitivo de 2016 y la inflación proyectada por los empresarios amigos del gobierno en un 25%, el resultado del aumento no puede ser inferior al 35% en una sola cuota, esto sin contemplar las paritarias a la baja durante el gobierno K. El salario es el eje de la lucha de los estatales. 

En este escenario las iniciativas por parte de las direcciones de ATE, tanto Capital (Verde y Blanca) como Nacional y Provincia de Buenos Aires muestran serias limitaciones: con diferentes convocatorias, en distintos días y aisladas de los trabajadores no hacen más que favorecer a la desorganización y fragmentación de los estatales siendo funcionales a los acuerdos espurios de UPCN/ SUTECBA con el gobierno nacional. Cada fracción de ATE busca acumular para su propio proyecto electoral ignorando la necesidad de los estatales de apostar a la unidad y a un plan de lucha que permita romper el techo salarial. Las medidas testimoniales son útiles a los discursos progresistas pero no alcanzan para dar vuelta la tortilla. Esto tuvo graves consecuencias durante el 2016 donde pasaron miles de despidos, cuando los estatales demostraron en el multitudinario paro y movilización de febrero de aquel año que estaban dispuestos a profundizar la lucha contra los despidos y por las reincorporaciones. Frente a las paritarias acordadas a espaldas de los trabajadores, el descontento crece y la respuesta de las direcciones de ATE son un silencio abrumador.

Hoy se vuelve una necesidad construir una alternativa para los estatales que ya no tienen expectativas en las distintas direcciones de ATE. El pasado 27/4 fue la Asamblea Anual Ordinaria de Afiliados de ATE Capital. Lejos de ser un espacio donde el conjunto de los trabajadores discutan un plan de lucha para derrotar el ajuste y romper el techo salarial, fue un acto de la Verde y Blanca para aprobar la Memoria y Balance del 2016. En dicho espacio se generó un primer avance de unidad de las agrupaciones opositoras quienes a través de sus oradores plantearon tres ejes principales: 1- El rechazo a la Memoria y Balance de 2016 que tenía un superávit de 21 millones de pesos mientras rechazaron sistemáticamente hacer fondos de lucha para apoyar a los trabajadores despedidos. 2- Se manifestó el apoyo a docentes y estatales de Santa Cruz que luchaban frente a una oferta paritaria vergonzosa del 3% y el repudio de la represión, mientras que el secretario de ATE Capital “Tano” Catalano había salido a respaldar a Alicia Kirchner, apoyándose en el estilo de repudiar sólo las represiones de color amarillo. 3- Se propuso convocar una Asamblea Extraordinaria de Afiliados para discutir plan de lucha. La respuesta de la Verde y Blanca fue nula y pretendieron continuar la Asamblea llamando a votar la unificación de la CTA y poniendo en debate la reforma del estatuto. Frente a esto las agrupaciones opositoras abandonaron el estadio ya que son dos cuestiones que responden directamente a las internas de fracciones del sindicato y que se debaten por fuera de los espacios de base.

Esto grafica la necesidad de generar un cambio en el modelo sindical. Para derrotar el ajuste de Macri es necesario poner en pie una alternativa conformada por las agrupaciones, seccionales, juntas internas, delegados y activistas combativos que desde los espacios de base construyan un plan de lucha por reapertura de paritarias que se le imponga a las direcciones de ATE apostando a sobrepasarlas como el pueblo demostró que está dispuesto a hacer en los paros, movilizaciones y cortes con la participación de miles de trabajadores que coparon las calles durante marzo. Es momento de avanzar un modelo sindical antiburocrático, combativo y por el clasismo.   

 

Ema Díaz

Publicado en: 
Jueves, Mayo 25, 2017 - 19:30

Notas relacionadas

  • El paro sigue siendo la respuesta al ajuste

    El pasado mes de agosto, el no inicio después del receso invernal, fue la táctica de lucha de los docentes de la provincia de Buenos Aires, medida que contó con un alto acatamiento de los... Ver más

  • Becarios e investigadores de todo el país protagonizaron un paro de ciencia y técnica el día 1ro de Marzo, con actividades en los lugares de trabajo y una movilización al Congreso durante el... Ver más

  • El pasado jueves 6 de noviembre comenzó el juicio de una causa armada por el macrismo contra Mariano Skliar, delegado general de la Junta Interna de ATE en Promoción Social GCBA y Humberto... Ver más