8M- Día Internacional de la Mujer Trabajadora I Vamos al paro y a llenar las calles contra el ajuste de Macri y el FMI

Se acerca el 8 de marzo, día internacional de las mujeres trabajadoras, y con ello las asambleas en las que cientos de mujeres nos reuniremos a organizar una gran jornada de lucha. Una vez más las trabajadoras, las estudiantes, las compañeras de los barrios, las jóvenes, las originarias, las lesbianas, trans, travestis saldremos a las calles a dar pelea contra el ajuste y por todos nuestros derechos. 

Por tercera vez consecutiva se está preparando en distintos países otra jornada de lucha bajo el lema “Paro Internacional de Mujeres- PIM”. En Argentina venimos peleando el paro en nuestros lugares de trabajo y desplegando toda nuestra fuerza callejera desde cada frente de lucha batallando contra el ajuste de Macri y el FMI, responsables del deterioro en nuestras condiciones de vida y las violencias que sufrimos.

En este contexto de crisis, las condiciones en que las mujeres trabajadoras nos insertamos al mercado laboral se agravan aún más. En nuestro país la mayoría de las mujeres que trabajamos lo hacemos en condiciones de precarización laboral y la brecha salarial existente con los varones ronda el 30%. Somos las más precarizadas, pero también las más desempleadas. Situación que empeora para las compañeras trans y travestis. Además cargamos con las tareas domésticas y de cuidado en forma naturalizadas, que ante la crisis y los recortes en salud y educación recaen con más dureza sobre nosotras.

Salgamos con fuerza a preparar un parazo. Tenemos que comenzar a organizar el paro en cada lugar de trabajo con asambleas de base, conscientes que si sale es porque lo peleamos desde abajo. No podemos esperar a las centrales sindicales, que tendrían que convocarlo, pero vienen dándolos la espalda. La CGT, después de haberle facilitado la tarea al gobierno para implementar el ajuste, viene amagando con el llamado a paro. Nosotras no amagamos: salimos a construirlo y a ganarlo. Las asambleas preparatorias del 8M, tienen que llevarse con fuerza a los trabajos para generar presión, porque sabemos que no es sencillo y que cada lugar, privado o estatal, tiene sus particularidades y tenemos que lograr la mejor medida de lucha posible. Esto aportaría a la lucha docente que va por el no inicio de clases y fortalecería las luchas vigentes y por venir. 

Nosotras como protagonistas junto a nuestros compañeros tenemos que hacer del 8M una gran jornada de paro y movilización, por aumento salarial, contra los despidos, la flexibilización laboral y en defensa de todos nuestros derechos. Las asambleas también tienen que llegar a todos los barrios populares donde venimos poniendo la olla, exigiendo trabajo, salud, educación y vivienda digna. Y multiplicarse en el movimiento estudiantil que el año pasado luchó por aumento de presupuesto y contra las autoridades educativas cómplices del ajuste. Y por supuesto tenemos que volver a teñir de verde el 8M por aborto legal, seguro y gratuito, desplegando la ola verde y toda nuestra fuerza.

La consigna “el Estado y los gobiernos son responsables” tiene que estar más firme que nunca en un año electoral que va a estar marcado por su oportunismo en “agendas de género”. Son los responsables de que las mujeres sigamos en las mismas condiciones de vulnerabilidad por las consecuencias de los abortos clandestinos, la falta de educación sexual integral, expuestas a las redes de trata y narcotráfico, los femicidios y de que la violencia machista se reproduzca cotidianamente. El presupuesto del Instituto Nacional de las Mujeres (INAM), organismo que tiene la responsabilidad de generar políticas en pos de erradicar todas las formas de violencia contra las mujeres se redujó 18% respecto a 2018, lo que representa una inversión de solo 11 pesos por mujer. En enero la terrible cifra de 29 femicidios, demuestra como pagamos con la vida las políticas de ajuste del gobierno. 

El primero de febrero en diferentes puntos del país nos unimos a la jornada de lucha en repudio al caso de la niña violada que fue sometida a una cesárea en Jujuy y en CABA unificamos el reclamo con la denuncia frente a los femicidios de enero, la falta de políticas y presupuesto, junto a la exigencia de renuncia de Fabiana Tuñez, presidenta del INAM.  La crisis golpea duro, mientras monopolios, banqueros y multinacionales para los que gobierna el macrismo se siguen haciendo la fiesta. Nosotras estamos de pie y decimos basta. En esta fecha histórica de lucha obrera y popular, con toda nuestra fuerza rebelde y combativa vamos al paro y a llenar las calles. ¡Sumate!

Vera Ramírez

Publicado en: 
Sábado, Febrero 16, 2019 - 00:30

Notas relacionadas

  • Nuevas provocaciones en boca de funcionarios del gobierno de Cambiemos y el propio presidente Mauricio Macri despiertan amplios repudios que profundizan la lucha por la memoria, la verdad y la... Ver más

  • Mauricio Macri anunció el inicio de conversaciones con el FMI para obtener 30 mil millones de dólares y así poder frenar la imparable crisis de su gobierno. Al mismo tiempo, reconoció el cambio de... Ver más

  • Ante los dichos de la nueva ministra

    Reproducimos el comunicado de la Unidad Piquetera del 17/10, publicado luego de la primera reunión con funcionarios de Desarrollo Social tras la asunción de Tolosa Paz.

    ... Ver más