2007 | 4 de abril | 2018 ¡Carlos Fuentealba presente!

Viernes, 13. Abril 2018
Carlos Fuentealba

El 4 de abril de 2007, en el marco de un paro docente, fue fusilado el maestro Carlos Fuentealba durante la brutal represión contra los docentes que estaban cortando el puente Arroyito en la provincia de Neuquén.

Desde el inicio de la causa la justicia neuquina trabajó para garantizar la impunidad de los responsables políticos y de las fuerzas de seguridad. Se dividió la causa en dos, uno de los juicios fue el que condenó a prisión perpetua por homicidio calificado al cabo José Darío Poblete, señalado como el autor material del asesinato once meses después de los hecho. La segunda causa, conocida como “Fuentealba II” pretendía juzgar al resto de los responsables, pero en septiembre de 2016 fueron sobreseídos los 15 imputados, entre los que se encontraba Jorge Sobisch, gobernador de Neuquén al momento de los hechos. 

Sobisch, quien en ese momento era aliado de Mauricio Macri y que estaba iniciando su campaña política como candidato a presidente para las elecciones del 2007, fue el que dió la orden de reprimir. Uno de sus asesores en temas de seguridad era Eugenio Burzaco, actual Secretario de Seguridad del gobierno de Mauricio Macri.   

Once años después, solo queda esperar la Corte Suprema de Justicia de la Nación intervenga para investigar a los responsables políticos y las autoridades policiales que participaron del hecho. 

Los hechos

En abril de 2007, luego de 30 días de huelga, los docentes neuquinos nucleados en ATEN decidieron en asamblea hacer un corte de ruta el día 4 de abril en el puente Arroyito, a 22 kilómetros de la localidad de Senillosa. Los reclamos por mejores condiciones laborales eran los mismos que hoy en día llevan adelante en Neuquén y en todo el país. Esa mañana de otoño, antesala del feriado de Semana Santa, cientos de efectivos de seguridad esperaban a los docentes en lucha. Se desató una brutal represión que se extendió por 5 kilómetros. Mientras los docentes intentaban huir de las balas de goma, gases lacrimógenos y los carros hidrantes, Carlos Fuentealba estaba arriba de un auto fiat 147, cuando fue fusilado por la espalda por el oficial Darío Poblete con una granada de gas que rompió la luneta trasera del auto e impactó en su cabeza. A once años, seguimos exigiendo justicia por Carlos Fuentealba, un maestro luchando es un maestro enseñando.

¡Carlos Fuentealba, PRESENTE!

Marcela Stein

Publicado en: 
Viernes, Abril 13, 2018 - 16:00

Notas relacionadas